Socks era la mascota del ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Se volvió tan famoso que tenía su propia página web donde recibía miles de cartas de sus admiradores.
Socks era un gato callejero hasta que por casualidad se cruzó en la calle con Chelsea Clinton, hija del exmandatario durante la época en que Clinton era gobernador de Arkansas. Al momento de conocerlo fue adoptado y bautizado con tan peculiar nombre por las manchas blancas que tenía en cada una de sus 4 patitas. Durante sus dos periodos como presidente, el gato lo acompañaba a eventos oficiales ganando el corazón del pueblo estadounidense quienes lo bautizaron como El Primer Gato de Estados Unidos.
Socks falleció el 20 de febrero del 2009 a los 18 años de edad después de ser atropellado. Su partida inspiró la celebración del Día del Gato.