¿POR QUE ES VERDE EL CHORIZO VERDE?

 

Sustancioso y graso, el chorizo verde del Estado de México, es el afortunado resultado de un incremento en el precio pimentón (paprika) durante los años sesenta, una de las especias principales del chorizo rojo. La rareza de este manjar es que su producción no se ha expandido a otros estado y permanece como un clásico de la región.

A diferencia de lo que muchos creen su emblemática coloración no es artificial, sino que viene de las hojas y vegetales que se incluyen en el proceso. Para prepararlo usan carne de cerdo molida, manteca u otra grasa animal, ajo, vinagre, laurel y orégano, después le añaden acelgas, espinaca, perejil, cilantro y a veces algún tipo de chile como serrano o poblano.

Dependiendo el productor, también se pueden agregar semillas como pepita de calabaza, nuez o almendras y algunos hasta le añaden frutos secos y jengibre. Esta combinación resulta en un chorizo especiado, con toques mexicanos que encuentran el balance en las hierbas que lleva la receta. Toda esta mezcla se usa para rellenar tripa natural de cerdo la perfecta envoltura comestible que transporta este tipo de embutidos, que deja madurar por unos días antes de comerlo.

Si ya lo has probado, sabes que las garnachas son su compañía perfecta, ya sea en un taco con tortilla recién hecha y unas rebanadas de aguacate, coronando a un tlacoyo o hasta con unos huevos revueltos o infinidad de platillos deliciosos.

Claro que existen lugares en donde se utiliza el colorante, por ello, al probar el chorizo verde es importante buscar estas notas que aportan las hierbas, solo así puedes saber si estás comiendo chorizo verde hecho de manera tradicional.