CIERRAN PLAYAS DE ACAPULCO PARA EVITAR PROPAGAR EL COVID-19

Fuerzas federales y estatales vigilarán las playas para impedir el ingreso de bañistas y evitar aglomeraciones

“Hay muy pocos colaboradores ahorita aquí en el hotel por lo mismo no hay turismo”, explicó Rodolfina Torres, camarista de hotel.

Una hospedería que llevaba operando 70 años de manera ininterrumpida, cerrará temporalmente.

El dueño dice que urge un plan para que negocios como el suyo, que no tienen el respaldo de alguna cadena nacional o internacional puedan mantenerse en lo que pasa la contingencia.

Una medida que ha tomado este hotelero es descansar al 50 por ciento del personal porque ya no cuenta con el dinero para el próximo pago.

“Estamos pidiendo a los trabajadores que ellos den un día nada más, por la situación que tenemos, ellos han aceptado amablemente, pero este aun así nos es muy difícil, esta semana, reitero, ya está pagada, pero las que vienen va a ser el gran problema”, señaló que Francisco Aguilar Ordóñez, propietario del hotel.

Por su parte, Esther Gómez, empleada del hotel, dijo: “Nosotros nos mantenemos de los huéspedes y al no haber entrada de turismo no podemos salir adelante entonces la situación está un poco difícil”.

Sin embargo, los hoteles de grandes cadenas también enfrentan una realidad complicada.

Tienen que garantizar el sueldo de decenas de empleados y ahora ocuparán la mano de obra para rehabilitar áreas y dar mantenimiento a sus instalaciones.

“Ahorita es inminente el cierre de los hoteles, tendremos que trabajar en cosas de mantenimiento de algunos detalles pendientes que tengan en cada propiedad”, explicó José Luis Smithers, presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco.

Aunque representa un duro golpe la suspensión de las actividades turísticas, el sector hotelero se suma a esta medida para que pronto pase la emergencia.

Abandonan turistas los hoteles en Mazatlán - El Sol De Mazatlán

“Pues esperemos que todo acabe pronto porque la verdad creo que no nos conviene ya que vivimos del turismo  y que no haya nada está un poco difícil la verdad”, destacó Martina Bruno, empleada de hotel.

Será a partir del viernes cuando fuerzas federales y estatales vigilen las playas para impedir el ingreso de bañistas y evitar aglomeraciones.