LLEVAN A CABO ESTUDIOS PARA COMPROBAR SI LA ASPIRINA SIRVE COMO TRATAMIENTO DE COVID-19

 

Medicamentos: Por qué ya no tomamos aspirinas

 

¿La aspirina sirve contra el COVID-19? Un estudio analiza este fármaco como un posible tratamiento para el coronavirus en uno de los ensayos más grandes de Reino Unido, que evaluará si podría reducir el riesgo de coágulos sanguíneos en personas con la enfermedad.

Los científicos detrás del ensayo RECOVERY, que está investigando una variedad de tratamientos potenciales para COVID-19, dijeron que incluiría la aspirina, que se usa comúnmente como anticoagulante.

“Hay una razón clara para creer que la aspirina podría ser beneficiosa, segura, económica y ampliamente disponible“, dijo Peter Horby, jefe del ensayo.

Los pacientes infectados con el coronavirus tienen un mayor riesgo de coágulos de sangre debido a las plaquetas hiperreactivas, los fragmentos de células que ayudan a detener el sangrado. La aspirina es un agente antiplaquetario y puede reducir el riesgo de coágulos, dijo el viernes el sitio web del ensayo RECOVERY.

Se espera que al menos dos mil pacientes reciban al azar 150 mg de aspirina al día junto con el régimen habitual. Los datos de esos pacientes se compararán con al menos otros dos mil pacientes que reciben el tratamiento estándar de COVID-19 por sí solo, mostró el sitio web.

Se ha descubierto que pequeñas dosis diarias de aspirina reducen el riesgo de ciertos cánceres. Como anticoagulante, aumenta el riesgo de hemorragia interna y tomar demasiado durante un período prolongado se ha asociado con daño renal.

Otros tratamientos que se están probando en el ensayo RECOVERY incluyen el antibiótico común azitromicina y el cóctel de anticuerpos de Regeneron que se utilizó para tratar los síntomas de COVID-19 del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

A diferencia del remdesivir de Gilead, que ha sido aprobado como tratamiento para COVID-19 en los Estados Unidos pero ha mostrado malos resultados en un gran ensayo de la Organización Mundial de la Salud, la aspirina es un medicamento genérico, lo que lo hace mucho más barato.

El ensayo RECOVERY fue el primero en demostrar que la dexametasona, un esteroide que también es barato y está ampliamente disponible, podría salvar la vida de personas gravemente enfermas con COVID-19.

También mostró que el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina, una vez promocionado por Trump, no era beneficioso para el tratamiento de pacientes con COVID-19.