ESTUDIO DE HARVARD ASEGURA QUE ÉSTAS SON LAS MEJORES Y PEORES BEBIDAS PARA LA SALUD

Si bien el agua es la mejor opción al elegir qué beber, la Universidad de Harvard señala que existen otras opciones de bebidas saludables, así como otras que deben consumirse con moderación. Aquí te decimos cuáles son.

Café, té y agua, las mejores bebidas para la salud

Después del agua, el té y el café son las dos bebidas más consumidas en el planeta y también las más saludables después del agua, ya que según un estudio publicado por la Universidad de Harvard en Estados Unidos, están llenas de antioxidantes, flavonoides y otras sustancias biológicamente activas que pueden ser buenas para la salud, y explican por qué.

Café

Taza de café de 1.000 dólares será servida en Estados Unidos en diciembre |  Lujo | Tendencias | Portafolio

En el caso del café, el estudio señala que una gran cantidad de evidencia sugiere que el consumo de café con cafeína no aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer, y que por el contrario, el consumo de tres a cinco tazas estándar de café al día se ha asociado consistentemente con un riesgo reducido de varias enfermedades crónicas.

Sin embargo, algunas personas pueden no tolerar cantidades más altas de cafeína debido a los síntomas de nerviosismo, ansiedad e insomnio, así como las mujeres embarazadas y las personas con presión arterial alta.

Tés, tisanas e infusiones: similitudes y diferencias

Estudios en animales sugieren que el té tiene beneficios potenciales para la salud debido a su alto contenido de polifenoles. 

El té negro es el más popular en todo el mundo, seguido del té verde, oolong y blanco.

La investigación observacional ha encontrado que el consumo de té de dos a tres tazas diarias está asociado con un riesgo reducido de muerte prematura, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.

Sin embargo, puede haber un mayor riesgo de cáncer de esófago y estómago por beber té demasiado caliente.

Bebidas para consumir con moderación

De acuerdo con Harvard, entre las bebidas que deben consumirse con moderación se encuentran:

Bebidas endulzadas artificialmente incluyendo las dietéticas, ya que pueden contribuir al aumento de peso.

Jugos 100% de fruta, si bien aportan vitaminas al cuerpo, su contenido de calorías es muy alto debido a la cantidad de azúcares concentrados.

Leche, esta bebida tiene beneficios para la salud, pero no debe ser bebida en exceso.

Alcohol, consumir bebidas alcohólicas con moderación puede ser saludable para algunas personas, pero también trae consigo riesgos.

Bebidas que deben evitarse

Refrescos, este tipo de bebidas azucaradas son  la mayor fuente de calorías y azúcar añadida.

Bebidas energéticas, estas bebidas también tienen mucha azúcar, además de suficiente cafeína para elevar la presión arterial y aditiva cuyos efectos a largo plazo sobre la salud se desconocen.

Las bebidas altamente azucaradas deben ser evitas en su consumo. | Foto: Internet.

¿Por qué el agua es la mejor bebida para las personas?

El agua natural es la mejor opción para beber debido a que tiene una serie de beneficios para la salud, como:

  • Restaurar los líquidos perdidos a través del metabolismo, la respiración, la sudoración y la eliminación de desechos
  • Ayuda a evitar el sobrecalentamiento
  • Lubrica las articulaciones y los tejidos
  • Mantiene la piel sana
  • Ayuda a tener una digestión adecuada

Además, es una bebida que no contiene calorías y es perfecta para calmar la sed y rehidratar el cuerpo, según los expertos.

¿Cuánta agua beber?

El agua es un nutriente esencial a todas las edades, por lo que una hidratación óptima es un componente clave para una buena salud, asegura Harvard, quien sostiene que el agua representa alrededor del 60% del peso corporal de un adulto.

La Academia Nacional de Medicina sugiere una ingesta adecuada de líquidos diarios de aproximadamente entre tres y dos litros para hombres y mujeres sanos, respectivamente.

Aunque señala que es posible que las personas físicamente activas o expuestas a climas muy cálidos necesiten cantidades más altas, mientras que las personas con cuerpos más pequeños pueden consumir cantidades más bajas.

“Es importante tener en cuenta que esta cantidad no es un objetivo diario, sino una guía general. En la persona promedio, beber menos no necesariamente comprometerá la salud, ya que las necesidades exactas de líquidos de cada persona varían, incluso día a día”.

Related